Los beneficios de una buena escucha en el líder

Escuchar bien tiene una serie de ventajas para los ejecutivos, jefes y miembros del equipo.

Respeto. La escucha auténtica genera respeto, conexión y confianza entre el emisor y el receptor. A los empleados les gusta especialmente, y responden mejor a aquellos jefes que sienten que les escuchan.

Confianza. Un jefe que escucha bien tenderá a tener y generar mayor auto-estima y auto-confianza; sentirte escuchado genera la sensación que lo que tienes que decir es importante para la otra persona.

Rebaja las emociones. Poner foco en la escucha ayuda tanto al emisor como al receptor a calmarse y comportarse de forma más objetiva y constructiva cuando se encuentran delante de una crisis o discuten un asunto que genera emociones.

Precisión. Una escucha activa conlleva recordar mejor hechos y datos importantes y con ello menos malentendidos y menos errores.

Productividad. Cuando las personas se animan a compartir dudas y problemas en vez de esperar recibir consejo, los problemas se resuelven con mayor celeridad y se gana en productividad.

Como líderes debemos estar abiertos para oir lo que se dice, y más importante, lo que está siendo comunicado. No es sencillo. Y como líder, es muy importante tener buenas habilidades de escucha. De todas las habilidades de comunicación (escrita, lectura, habla y escucha) la escucha es la menos practicada de todas.

Uno de los mayores errores en la escucha es el hábito de interrumpir a los demás en medio de una frase. Esto muestra una falta de respeto y desconsideración para la otra persona. ¿Cómo puedes ser un líder eficaz si muestras continuamente egocentrismo por no respetar el punto de vista de los demás?

Si te muestras egoísta y no prestas atención a la otra persona, casi con seguridad, no estás comprometido ni abierto a dar ni recibir feedback. Utiliza la escucha como una oportunidad de crecer y ayudar a crecer. Una parte considerable del éxito de los líderes se basa en su capacidad de escuchar y comprender los puntos de vista de los demás. Ponerse en los zapatos del otro es un pre-requisito para comprenderlo y tener empatía.

“La mayoría de las personas no escuchan con la intención de comprender; escuchan con la intención de responder”.

“Dios nos ha dado dos oídos y una boca, para que podamos escuchar el doble que hablar…”

Carlos Arcusa
Advisor and Executive Coach
www.carlosarcusa.com