¿De verdad te fías de la gente?

 

La realidad es la que es. ¿Y? Pues eso, que ni tú ni yo podemos ver lo que no hay. Bueno, también tenemos a nuestra imaginación y colocamos cada cual nuestro filtro perceptivo. Pero la realidad es la que es. Sin embargo, sí que podemos fijarnos en diferentes aspectos de la realidad. En la inmensa mayoría de ocasiones ante nosotros tenemos una realidad que se distribuye de acuerdo con una curva normal. Da igual de lo que hablamos. Habrá una pequeña cantidad de elementos que se distinguirán en positivo, otra pequeña cantidad en negativo, y una mayoría que será “más o menos” normal. Hablo de la campana de Gauss.

Si quieres verlo por el lado feo, las leyes de la estupidez humana de Carlo M. Cipolla son también una buena referencia para esta “normalidad”. Da igual de qué profesión, raza, sexo o nacionalidad hablemos, la gente estúpida se reparte por igual. Sí, en todos lados cuecen habas. Y por supuesto que puedes hablar de la estupidez colectiva de Internet, igual que puedes fijarte en las aportaciones maravillosas que hace. La realidad es la que es y nosotras nos fijamos en lo que queremos. Pero vamos a hablar de personas y empresas.

El mundo se ha abierto y se ha vuelto, aunque de manera compleja, más transparente. Las personas podemos saber lo que antes no sabíamos de lo que hacen o dejan de hacer las empresas. El show de Truman también funciona al revés: quienes éramos teóricamente objeto de seguimiento podemos también monitorizar a las empresas o instituciones que se ponen manos a la obra con esa labor. Lo quieras o no, ahí fuera hay mucha gente con capacidad de generar contenido e informar de lo que estás haciendo como empresa.

Así que si la olla se ha abierto, ¿te fías de lo que la gente dice de tu empresa? Recuerda que tienes una distribución normal frente a ti. Habrá unos pocos descerebrados, unos pocos diamantes en bruto y una gran mayoría que ni fu ni fa. ¿Cómo encaras la relación con ese gran colectivo? ¿Nos fiamos de su teórica inteligencia colectiva y abrimos el grifo para establecer un vínculo diferente donde tengan más protagonismo o mejor nos olvidamos de ser proactivas en este terreno?

Cuando alguien “abre” una información, se puede pensar en todo lo malo que te va a suceder… o en lo bueno. Piensa en los comentarios de un blog corporativo. De inmediato surge la pregunta: pero, ¿qué pasa si a través de él nos llegan críticas? Sí, pensamos en lo malo. Aunque esas críticas pudieran ser reconvertidas en clientes satisfechos. Da igual, la idea inicial es de riesgo por todo lo malo que nos podría pasar al abrir contenidos.

El problema, como podéis adivinar, es que en gran parte esos contenidos ya están abiertos. Lo privado se extima y Google se encarga del resto indexándolo todo y poniéndolo a nuestro alcance. La información sale de la habitación secreta y, potencialmente al menos, se ofrece al mundo. Ya nos han abierto como personas y como empresas. No hablamos de sí o no, hablamos de “cuánto” nos han abierto y cómo me comporto ante este hecho.

#Yoconfieso que me fío de la gente. Me sale así. Qué le voy a hacer. ¿Es esto una actitud que me hace buena persona o buen profesional? No lo sé. Sencillamente no me sale pensar primero lo malo que me podría pasar al compartir. Puede ser que después de tantos años abriendo quién soy a través de este blog he perdido la vergüenza respecto a mis defectos. Me siento vulnerable y me gustan las empresas vulnerables. Ahí fuera hay gente que nos puede ayudar pero nunca les hemos dado la oportunidad de que lo hagan.

¿Te fías de la gente? En los tiempos actuales te vas a encontrar cada vez más sobreexpuesto a lo que dicen. Existe la inteligencia colectiva y existe la estupidez colectiva. Solo cuando abres y compartes -con criterio y sentido común- empiezas a poder descubrir lo bueno que te puede pasar. ¿Lo malo? Supongo que también. Depende de ti a qué le des más relevancia. Y claro que puedes llevarte disgustos. Así es la vida, ¿no? En lo personal y en lo profesional, como empresa o institución, o como individuo. Es actitud.

 

Julen Iturbe-Ormaetxe
Consultoría Artesana en Red.
@juleniturbe
http://blog.consultorartesano.com
Publicado bajo licencia Creative Commons.